miércoles, 24 de septiembre de 2014

Barrio La Mariquita

El francés Auuguste Marisot cuando en compañía de Chaffanjon llegó en caballo a las tierras del corso Pirelli se maravilló del nombre y exclamó ¡Oh, Mariquita! Y se puso como aficionado ontomólogo a cazar Luciérnagas que volaban como ciervos luminosos interrumpiendo la noche

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada